NIVEL 2:
EL TRONCO DEL ÁRBOL DE LAS PRÁCTICAS

 DESARROLLO DEL POTENCIAL MENTAL

Todas las experiencias toman lugar en el espacio de la mente. En la mente experimentamos la felicidad, al igual que el sufrimiento; en el espacio mental experimentamos los sueños y la realidad, en la mente experimentamos nuestra verdadera naturaleza de Mente Original.

La mente confusa es el principal obstáculo del camino y el objetivo de todas las prácticas de autodesarrollo. Abrir el potencial de la mente y experimentar nuestra verdadera naturaleza es el propósito de la vida. Las prácticas del Tronco del Árbol son las que se encargan de abrir el potencial de la mente.

El trabajo energético se divide en tres fases:

1.-Liberar los obstáculos.

2.-Abrir potencial de transformación.

3.-Estabilizar lo logrado.



ABRIR COMUNICACIÓN CON EL GUÍA INTERNO

El programa de autodesarrollo no lo administra el ego, que carece de suficiente información, lo administra la función Guía Interno, que es la conciencia superior al ego.

La función Guía Interno es la semilla de la perfección que reside en cada ser de la creación, independiente de su forma física o estado de conciencia. Los ancestros de las prácticas nos enseñan que “dentro de todo lo creado está la semilla de la perfección”.

La función Guía Interno es quien da orientación en los sueños y es también la que está detrás de las corazonadas e intuiciones. Se manifiesta como “milagros”, “coincidencias”, y entre muchas cosas, es la que nos orienta hacia las personas importantes en nuestras vidas.

La apertura de comunicación con la conciencia superior del Guía Interno empieza con los Seis Sonidos Curativos y las preguntas que hacemos a los órganos vitales.

Gracias a la función Guía Interno y la semilla divina que reside en cada ser, somos capaces de superar la mente conflictiva de separación que percibe a personas como malas y merecedoras de castigos eternos. Gracias a la función Guía Interno, desarrollamos la capacidad de percibir más allá de las apariencias, la verdadera esencia, de cómo realmente es cada ser.



SANAR LA LÍNEA ANCESTRAL:

SANAR LA RELACIÓN CON LOS PADRES

Todo el trabajo energético de transformación personal se lleva a cabo con las polaridades Yin y Yang. Los representantes de las dos polaridades y primeros maestros en nuestra vida son nuestros padres. La polaridad Yin es la primera que aprendemos desde el vientre de nuestra madre. El modelo de la polaridad Yang la aprendemos de nuestro padre. Además, nuestra madre es el modelo de la Tierra, por su manera de concebir, engendrar, dar sustento y cuidar. Nuestro padre es el modelo del Cielo, por su manera de hacer consciente, motivar y perseverar. La manera en que nuestra madre y padre se relacionaron es nuestro modelo inconsciente de cómo nos relacionamos con otros.

Nuestra relación con los padres determina nuestra capacidad de llevar a cabo nuestro programa de autodesarrollo. El trabajo sanando la relación con los padres, aunque parece algo personal, en realidad es un trabajo sanador de la familia entera. Gracias a ensanchar la perspectiva de práctica de lo personal, a lo colectivo de la familia, se van asentando las bases para sanar a todos niveles. Sanar se lleva a cabo desde una mente superior a la mente que causó, en primer lugar, el desequilibrio. La mente altruista es la que sana la mente egoísta.



ARMONIZAR LOS CINCO ELEMENTOS 1:

TRANSFORMAR LAS EMOCIONES NEGATIVAS

Las emociones se generan por la manera en que interpretamos las experiencias de la vida y las decisiones que hacemos basadas en nuestra interpretación. La interpretación que hacemos de las experiencias, aunque nos gusta creer que es imparcial, al contrario, está totalmente condicionada por todo tipo de creencias, prejuicios, etiquetas y maneras inconscientes de reaccionar.

Los cinco elementos tienen que ver con los cinco órganos vitales: riñones, hígado, corazón, estómago y pulmones. Las emociones no se generan por sí solas en los órganos vitales, hay una mente detrás de cada una de ellas.

Las emociones comienzan a equilibrarse con los Seis Sonidos Curativos, y en este nivel, se profundizan, estableciendo una estructura interna de transformación y reciclaje de energías emocionales. Si se hace Qi Gong y otras prácticas energéticas que multiplican la energía sin transformar las emociones negativas, esas prácticas multiplican e intensifican las emociones negativas y la mente egoísta. Mientras una persona permanece atrapada en las emociones negativas, está operando desde la dimensión del Astral Inferior, en un estado de permanente conflicto.

Además del trabajo con las emociones, en este nivel se aprende a concentrar la energía en una perla de intención y energía creativa, con la que se estabiliza todo lo que se logra. El trabajo energético tiene tres fases:

        1. Liberar obstáculos.
        2. Abrir potencial de transformación.
        3. Estabilizar lo logrado.


ARMONIZAR LOS CINCO ELEMENTOS 2:

POTENCIAR LAS EMOCIONES POSITIVAS

Las emociones positivas son la confianza, dulzura y ternura de los riñones; la generosidad y bondad del hígado; la felicidad, alegría, respeto, gratitud y paciencia del corazón; la oportunidad y empatía del sistema digestivo, y la valentía, optimismo, claridad y equilibrio de los pulmones. Todo el trabajo que se hace en el primer nivel de armonizar los cinco elementos, transformando las emociones negativas, abre el camino para experimentar y potenciar las emociones positivas.

La síntesis de todas las emociones positivas genera la compasión, que, a su vez, es la llave de acceso a la dimensión del Astral Superior. A partir de este nivel, todas las prácticas que siguen se llevan a cabo con “las virtudes” de las emociones positivas y la mente compasiva.

El Canal Central de la mente individual se divide en las prácticas del Tao en tres partes o calderas. En la Primera Caldera el ego negativo ocupa el centro de la personalidad y la mente egoísta y el Astral Inferior son la dimensión desde la que se opera. En la Segunda Caldera el Guía Interno ocupa el centro de la personalidad y ego positivo es su asistente. La Segunda Caldera opera desde la dimensión del Astral Superior. En la Tercera Caldera Mente Original, nuestra verdadera naturaleza, ocupa el centro de la personalidad. La dimensión de la Tercera Caldera es la dimensión de Mente Original. Cada caldera es una dimensión de conciencia diferente. En este nivel de potenciar las emociones positivas se asientan las bases para abrir la Segunda Caldera del corazón.



ARMONIZAR LOS CINCO ELEMENTOS 3:

 ARMONIZAR EL SISTEMA DE MERIDIANOS

Todo lo que hacemos tiene un efecto directo y deja huellas en la mente y en la circulación de energía por el sistema de meridianos. Una parte importante del trabajo directo con energía es el de equilibrar regularmente el sistema de meridianos. En este nivel se utiliza la energía de la compasión generada al potenciar las emociones positivas, para equilibrar y elevar el nivel vibratorio de todos los meridianos Yin y Yang. Esta práctica es un potente factor en el mantenimiento de la buena salud y un estado positivo de ánimo. 

Cuando se equilibran Yin y Yang se genera la Energía Creativa, con la que se logran las metas que nos proponemos. Este nivel acelera el proceso de transformación.



ARMONIZAR LOS CINCO ELEMENTOS 4:

EL PERDÓN INCONDICIONAL

Cuando toma lugar un conflicto, tenemos dos caminos a elegir: el camino de la mente víctima, o el camino de sanar el conflicto y finalmente perdonar o pedir perdón. Un camino fortalece y nos renueva, el otro, nos estanca en un ciclo de emociones negativas.

Los conflictos energéticamente atan a las familias, no sólo a los individuos en conflicto. Los vínculos negativos generados en agresiones que tomaron lugar durante guerras, colonizaciones, esclavitud, violación sexual, crímenes o relaciones íntimas, no se disuelven al fallecer los involucrados. La ley de física que nos dice que toda acción genera una reacción, no decae con el tiempo o con el olvido.

Los vínculos negativos entre familias son factores importantes de enfermedades y de repetición de los mismos actos, generación tras generación. El principio energético que nos dice que todo tiene una causa previa, es esencial tomarlo en cuenta, si se quiere sanar las causas del dolor y el sufrimiento.

El perdonar o pedir perdón, si se intenta llevar a cabo intelectualmente, a no ser que se tengan capacidades mentales extraordinarias, generalmente no funciona, porque los conflictos toman lugar especialmente a nivel emocional. Para que realmente se pueda perdonar o pedir perdón, hay que hacerlo desde un nivel de conciencia superior al que generó el conflicto. En este nivel, se sigue una secuencia de 24 pasos que facilitan desarrollar una perspectiva de alta conciencia, que es la que sana.

La Práctica del Perdón Incondicional es un gigantesco paso evolutivo que sana las generaciones de la familia y libera los vínculos negativos que atan a familias enteras, en ciclos de mutuo sufrimiento. Todo programa de sanar tiene que incluir la Práctica del Perdón. 



ARMONIZAR LOS CINCO ELEMENTOS 5:

EL AUTOPERDON

A pesar de lo difícil que puede ser perdonar o pedir perdón, es todavía más difícil para muchos, perdonarnos a nosotros mismos. A veces, somos más flexibles con otros que con uno mismo. En realidad, el perdón en relación con otros se logra gracias al perdón con uno mismo.

El autorrechazo, en cualquier manera en que se manifieste, es un potente factor en el deterioro de la salud, de los conflictos en las relaciones y un fuerte impedimento para la felicidad y el bienestar.

Uno de los grandes obstáculos que los practicantes occidentales traen al proceso de autodesarrollo es un fuerte autorrechazo, junto con una visión negativa de sí mismos.

Cuando aprenden las técnicas energéticas, pero no las practican como quisieran, a menudo, lo primero que toma lugar es una intensificación de la autocrítica y el autorrechazo. Las prácticas que están diseñadas para elevar conciencia se convierten en otro medio para menospreciarse.

En este nivel se sigue una secuencia de pasos que facilitan desarrollar la perspectiva de alta conciencia que sana el autorrechazo.



ARMONIZAR LOS CINCO ELEMENTOS 6:

LA COMPASIÓN Y LA AUTOCOMPASIÓN

La trayectoria de Armonizar los Cinco Elementos genera las condiciones para la apertura de la Segunda Caldera del corazón, en el que los conflictos internos y externos van desapareciendo. La compasión y la autocompasión, que a veces se confunden con la lástima, es el resultado natural del perdón y el autoperdón. Cuando se liberan obstáculos, en la primera fase del trabajo energético, se abre la posibilidad a la segunda fase, que es la de abrir el potencial de transformación y bienestar.

La compasión está basada en la manera en que percibimos, más allá de las apariencias, en la esencia de las situaciones y personas. Existen dos realidades: la realidad de cómo algo luce, en su apariencia, y la segunda realidad, de cómo algo realmente es, en su esencia. Con las apariencias percibimos diferencias, con la realidad de la esencia percibimos unidad.

La compasión y la autocompasión son activas y asientan las bases para generar beneficios en el mundo con acción altruista.



PURIFICACIÓN MENTAL CON MANTRA 1:

 MANTRAS BÁSICOS

La palabra “mantra” viene de la raíz “man” que significa “mente” y la raíz “tra” que significa “instrumento”. Mantra es un “instrumento de la mente.” Mantra no es una oración para rogar milagros, mantra es la vibración de las diferentes funciones en la naturaleza. La práctica de mantras comienza con los Seis Sonidos Curativos del nivel introductorio. El Sonido del Corazón o el Sonido de los Pulmones no son un ruego, son la frecuencia vibratoria de esos órganos en estado de perfecto funcionamiento. Los Seis Sonidos Curativos tampoco son parte de una religión o sistema de creencias, si se practican, funcionan igual, independiente de las creencias que uno tenga.

Se estima que, en un día ordinario, generamos unos 70.000 pensamientos, la mayoría desconectados entre sí: a un pensamiento de algo que hay que hacer, le sigue uno emocional, y seguidamente otro con el deseo de algo. Cada pensamiento genera una vibración que altera el espacio mental. Los pensamientos desconectados generan caos mental y fatiga. La repetición de mantra, rápidamente, genera regularidad vibratoria en el espacio mental. Los mantras básicos no son vibraciones ordinarias, son vibraciones de estados específicos de alta conciencia; purifican el espacio mental, transformando las frecuencias de ansiedad o estrés en estados de bienestar y mente espaciosa. Sin la rápida purificación del espacio mental que los mantras generan, el practicante se deteriora psíquicamente, se confunde o desanima en su camino de perseverancia.



PURIFICACIÓN MENTAL CON MANTRA 2:

MANTRAS DE SANACIÓN

El suministrar frecuencias específicas de altos estados de conciencia, hace que los mantras sean perfectos en todo programa de sanar. Para sanar hay que tener un modelo del estado de la perfección y la salud absoluta, como referencia. Cada célula, cada órgano y cada parte del cuerpo vienen de un modelo de la perfección, que es su punto de origen y referencia de salud. Cada parte del cuerpo tiene su vibración específica cuando está en perfecto estado de salud y armonía con el resto del organismo. Los mantras de sanación aceleran los procesos de recuperar el equilibrio, cuando se hacen en conjunto con las prácticas que sanan las causas que provocaron el desequilibrio.

El dolor comienza a nivel sutil, y con el tiempo se manifiesta a nivel físico. Hay mantras que resuenan los estados de conciencia donde el dolor se origina. Hay mantras que vibran el cuerpo causal donde se encuentran las situaciones en proceso de manifestación, y pueden desencadenar en accidentes serios o en la muerte. Los mantras suministran abundante energía de acción positiva que suavizan el impacto de los karmas negativos. Una de las maneras más fáciles de asistir a otros en estado de dolor o sufrimiento es con mantras de sanación.



PURIFICACIÓN MENTAL CON MANTRA 3:

MANTRAS DEL PRINCIPIO FEMENINO DE TRANSFORMACIÓN

El proceso de los cambios y transformación es un principio femenino que se manifiesta desde la Tierra. Sanar la relación con la Tierra y los padres, facilita llevar a cabo todos los cambios que sean necesarios en la vida. La relación con el principio femenino de transformación comienza con la relación con nuestra madre, y se extiende a todas las mujeres del mundo. La destrucción ambiental es reflejo de una mala relación con el principio femenino de transformación.

Una buena relación con el principio femenino de transformación es esencial para hombres y mujeres. Todo programa de sanar depende de una buena relación con el principio femenino. Hay toda una serie de mantras que permiten rápidamente contactar la muestra del estado de receptividad de la polaridad Yin. Sin equilibrio Yin y Yang no hay energía creativa de transformación.

El principio femenino no sólo se expresa a través de las mujeres, se manifiesta cada vez que activamos la energía del cuidado, el esmero, el proteger, el sanar y el nutrir, llevándolo al mundo.



PURIFICACIÓN MENTAL CON MANTRA 4:

LA MENTE DE LA ABUNDANCIA

La abundancia es un estado de conciencia independientemente de la riqueza material que se haya acumulado. Se pueden tener millones de euros y estar en estado de carencia, siendo tacaño y en un estado insaciable de querer más y más. Cuando no se puede saciar la sed, no importa todo lo que se beba, hay un estado de sufrimiento que no hay manera de satisfacer.

La abundancia no es sólo material, hay abundancia que se manifiesta como buenas relaciones, como buena salud, como abundantes emociones positivas; también hay abundancia de claridad mental y dirección de vida. La abundancia es un estado de conciencia en que no existen límites. Como los mantras suministran la vibración de estados de conciencia, existen mantras que nos sintonizan a la mente de la abundancia. El propósito ulterior de la abundancia es aportar abundancia a otros, la esencia de la abundancia es la generosidad.



PRINCIPIOS ENERGÉTICOS 1:

LOS OCHO TRIGRAMAS DEL I CHING.

 LOS PRINCIPIOS RECTORES DEL TRABAJO ENERGÉTICO

Los ocho trigramas del I Ching suministran los ocho principios básicos con que se llevan a cabo el proceso de transformación. Los ocho trigramas son como mantras, pero en forma visual; suministran los patrones energéticos de diferentes estados de conciencia. El trigrama del Cielo es la forma de la perseverancia, el de la Tierra, el del estado de receptividad, el del Fuego, el de claridad y luminosidad mental, etc.

Las ocho actitudes y estados de conciencia de los ocho trigramas permiten tener muy claro lo esencial en el programa para realizar nuestro destino. Los ancestros del Tao, repetidamente, aconsejan no improvisar al practicar, aconsejan seguir el camino ancho establecido por los ocho trigramas del I Ching.



PRINCIPIOS ENERGÉTICOS 2:

EL I CHING COMO GUÍA DEL PROGRAMA PARA REALIZAR DESTINO

El I Ching consiste en dos partes: el libro abierto, que suministra una manera simple de contactar la conciencia superior del Guía Interno cuando se tienen dudas; y el libro cerrado, que suministra la secuencia a seguir y las prácticas a realizar en el programa de realizar destino.

La palabra “Tao” significa camino o senda, a nivel interno, es el camino de desplegar el potencial del Canal Central de la mente individual; a nivel de las prácticas, es el camino de las 64 etapas de desarrollo presentadas por el I Ching. Las 64 etapas o hexagramas del I Ching son el mapa del camino entero para realizar destino. En un viaje largo que comienza con un primer paso, conviene tener un buen mapa del camino. El libro cerrado del I Ching es el GPS espiritual.



PRINCIPIOS ENERGÉTICOS 3 y 4:

 CONSEJOS DEL I CHING PARA LA PRIMAVERA, VERANO, OTOÑO E INVIERNO

La salud no es un estado permanente, al contrario, es un estado de constante adaptación a numerosos cambios mentales, emocionales y ambientales. Trabajar con el principio femenino de transformación se basa en una total disponibilidad a fluir con los cambios. Las cuatro estaciones del año pertenecen a un ciclo de cambios que requieren que nuestra condición interna esté en sincronía con la condición externa en que nos encontramos. El libro cerrado del I Ching en combinación con la rueda del ciclo anual de energía de Shao Yong, nos permiten fluir con los cambios necesarios para armonizar con las estaciones del año.



PRINCIPIOS ENERGÉTICOS 5:

CONSEJOS DEL I CHING PARA LAS PRÁCTICAS DEL NIVEL SUPERIOR

El libro cerrado del I Ching suministra la secuencia y consejos claves en cada etapa del camino para realizar destino. Como una pirámide, muchos son los que comienzan el camino y pocos son los que llegan a los niveles avanzados. Al inicio, las prácticas se llevan a cabo con la perseverancia del ego positivo, en conjunto con los consejos del Guía Interno a través del I Ching. Los obstáculos en las etapas iniciales son fáciles de identificar y relativamente simples de liberar, el desafío principal es perseverar liberando la resistencia a los cambios. En las etapas intermedias, las prácticas se integran con el estilo de vida, y ego positivo va pasando de la perseverancia Yang de hacer esfuerzo, a la perseverancia Yin de receptividad a las necesidades del momento. Los que llegan a los niveles avanzados lo hacen al desarrollar total confianza en el Guía Interno, la Fuerza Vital y el Universo.

En las prácticas avanzadas, el ego positivo juega un papel menor en los procesos internos, el modo de ser es de absoluta disponibilidad al momento presente. El universo es quien desarrolla los niveles superiores de las prácticas. Los hexagramas del I Ching a partir del 50 suministran los consejos para la fase final de Destilación Alquímica.



CÓMO AFRONTAR CONFLICTOS EN TIEMPOS DE CRISIS

Las crisis que aparecen en la vida no toman lugar por azar, accidente o mala suerte. Las crisis son una parte íntegra en el camino de transformación personal que administra el Guía Interno. En las situaciones de crisis es cuando el practicante pone a prueba en la vida real, todo lo que ha desarrollado con las prácticas de la vida interna. Sin tener una idea de la verdadera naturaleza de los conflictos, la persona ordinaria le suma a la situación conflictiva, un problema aún mayor, el estado mental confuso, desesperado o ansioso.

Las crisis son el aspecto creativo de la vida si sabemos cómo afrontarlas adecuadamente.

Hay toda una secuencia de pasos esenciales a tomar en cuenta cuando llegan los momentos de poner a prueba dónde estamos, con los recursos que hemos encontrado. Gracias a las crisis, el practicante desarrolla abundante experiencia y ayuda a asistir a otros en momentos difíciles. El secreto de la felicidad consiste en asistir a otros a ser felices, y la maestría del practicante consiste en transformar situaciones negativas en positivas.



MANTENER EL CENTRO EN TIEMPOS DE CAMBIOS ACELERADOS

Los cambios se aceleran cuando una estructura interfiere con el propósito ulterior de vida. Todo lo que interfiere con los procesos evolutivos de conciencia, la Naturaleza los elimina rápidamente. Los tiempos de cambios acelerados son tiempos de “peligro con oportunidad”. Peligro, si intentamos agarrarnos al pasado inútilmente, queriendo que todo siga igual, y oportunidad, si se reconoce la verdadera naturaleza de los cambios.

Los organismos se desarrollan gracias al proceso de los cambios. Todos los seres que operan en la dimensión física, sin distinción, están sujetos a cambios continuos.

Los cambios toman lugar en la dimensión de tiempo y espacio. Para administrarlos, se necesita un punto fuera de dicho tiempo y espacio. Desde las prácticas de Armonizar los Cinco Elementos 1, se aprende a desarrollar el punto de la caldera, fuera de tiempo y espacio. El centro se cultiva, y es el punto de partida y final de toda práctica interna. La caldera se ubica en el Canal Central de la mente individual, no es un lugar en el cuerpo físico, la caldera es un estado de conciencia. La caldera es la mente imparcial profunda, que se contacta con los mantras del Nivel Básico.



LA ALQUIMIA DEL FUEGO Y EL AGUA 1:

LAS CONDICIONES BÁSICAS NECESARIAS

El fuego y el agua alquímicos son el fuego del amor incondicional del corazón, y el agua de la confianza incondicional de los riñones. Todas las etapas del Tronco del Árbol de las Prácticas son para lograr acceder al fuego y al agua alquímicos. Cuando no se han liberado los obstáculos emocionales, mentales y relacionados con uno mismo y con la familia, el fuego se confunde con calor del corazón, y el agua con energía sexual estimulada. En este nivel, con la ayuda del I Ching, se establecen las condiciones para poder llevar a cabo la alquimia del fuego y el agua. Las prácticas superiores requieren que el practicante supere el agarre inconsciente a la dimensión física y a los asuntos que tiran en dirección contraria a la del espíritu.



LA ALQUIMIA DEL FUEGO Y EL AGUA 2:

LA APERTURA DE LAS TRES CALDERAS

La apertura de las tres calderas del Canal Central no es un taller en que se aprenden más técnicas de manipulación de energía. Sería como hacer un taller de cómo transformar una semilla pequeña en un árbol frondoso. Se puede explicar intelectualmente el proceso, pero llevarlo a cabo, es el propósito de una vida entera.

La apertura de las tres calderas engloba las diferentes etapas a superar en cada paso del camino. Una vez que hay una extensa experiencia superando obstáculos, en este nivel, se indican los aspectos inconscientes sutiles y muy sutiles de resistencia a los cambios, que aparecen en los niveles intermedios y superiores del camino.

Las resistencias a los cambios no son enemigos, al contrario, son los factores que demandan una nueva síntesis de recursos adquiridos para ir más allá de lo logrado hasta ahora.



LAS PRÁCTICAS DEL NIVEL 2

Las prácticas en el nivel 2 desarrollan una personalidad que no la detienen los obstáculos ni el grado de dificultad en lo que decide hacer. La capacidad de organizar las prioridades de la vida y cumplir lo que se promete, aumentan la autoestima y la integridad, estableciendo un camino de certeza y autoconfianza. El practicante desarrolla herramientas poderosas de transformación, capaces de sanar las causas de los desequilibrios. El trabajo sanando la familia desarrolla las cualidades de liderazgo y entrega que asientan bases sólidas para la mente altruista, que abre la Segunda Caldera del corazón.